¿Cuándo volverá Tiger Woods?

Desde hace un año ya que esta leyenda viva del golf decidió retirarse temporalmente de los campeonatos, sin una fecha clara que aclare cuando se podría volver a verle entre los hoyos. Una alarma que se dispara tras las últimas noticias, en las que se informa que tampoco podremos disfrutar de juego en el US Open, pero que realmente no han sorprendido en gran medida.

El ex número uno, que lleva ya ausente de los campos desde agosto del 2015, ha decidido decir que no al segundo Gran Slam del año, celebrado en Estados Unidos y que se jugará en Oakmont, Pensilvania, entre los días 16 al 19 de Junio.

Con 40 años, Tiger Woods espera a poder recuperarse pronto y del todo de sus última operación de espalda, pero él mismo ha admitido que aun no esta listo. “Estoy progresando, pero no estoy listo para volver a la competición“, declaró para la revista de  14 majors

Después de un año desastroso, en el que su mejor puesto fue una décima posición en el Wyndham Championship, el golfista decidió operarse por tercera vez de sus dolencias de espalda. Cuenta con una carrera envidiable, cuenta con 14 títulos de Gran Slam, consiguiendo el último en el año 2008, en Estados Unidos.

Frases célebres del golf

idle_0005_bigEl golf forma parte de ese grupo de deportes en el que la mente, la templanza, la paciencia y otras cualidades similares son esenciales para el buen juego. En torno a este deporte se han reunido siempre toda clase de personajes curiosos. Se podría decir que no es un deporte al uso. Por eso, ha sido siempre un objeto recurrente por parte del cine, la literatura, etc. Y no es para menos. El golf es un juego psicológico rodeado de una filosofía muy particular. Es la lucha del hombre contra sí mismo; contra sus miedos, sus preocupaciones e inseguridades. Y todo esto se concentra en un micro momento en el que el golpe a una bola lo decide todo.

No es de extrañar que hayan quedado para el recuerdo momentos célebres relacionados con este gran deporte. En este post pretendemos reunir algunas frases de lo más curiosas que brotaron de la boca de algún jugador o de algún célebre aficionado:

Comencemos por el poeta neoyorquino Bruce Lansky. Suya es la frase “alguien me dijo una vez que hay más en esta vida que jugar al golf. Creo que fue mi ex“, dejando patente que un deporte como el golf puede ser tan absorbente que puede llegar a hacerte olvidar a la gente que te rodea. Puede parecer trágico pero, por suerte, el golf no puede hacer las maletas y abandonar la casa para no volver, como imaginamos que hizo la pareja de Lansky. Al parecer, no se trata de un caso aislado de abandono por culpa del golf. El humorista canadiense Stephen Leacock llegó a afirmar que había visto amigos en su vida apartarse debido al golf, porque uno jugaba mejor, pero el otro contaba mejor. Y es que estamos tratando con un deporte que suscita grandes pasiones. Como dijo el actor Arnold Daly: “el golf es como una aventura amorosa: si no te lo tomas en serio, no es divertido; y si la tomas seriamente, te romperá el corazón“.

Al margen de estos pequeños inconvenientes, también hemos llegado a escuchar verdaderas perlas filosóficas en boca de famosos golfistas. Fue Gary Player el que dijo “cuanto más entreno más suerte tengo“. O esa bonita reflexión que nos dejo Tiger Woods: “lo que usted espera que pase, lo que usted cree, puede tener un tremendo impacto en lo que realmente ocurre“. Sin duda, consejos que podríamos aplicar todos en nuestra vida diaria, y es que el golf acumula en su seno una sabiduría valiosísima.

No obstante, para cerrar esta ronda de frases curiosas, vamos a acudir a todo un clásico que siempre supo sintetizar las cosas de una manera excepcional. Para los que no sean capaces de describir con precisión lo que es este deporte, el gran Charles Chaplin dejó una definición que resume a la perfección un juego tan carismático: “El golf es un juego en el que se coloca una bola de unos centímetros de diámetro sobre otra  bola de 12.000 kilómetros de diámetro. Todo consiste en darle a la bola pequeña sin tocar la grande“. Fácil, resultón y conciso…

La leyenda de Severiano Ballesteros

Severiano Ballesteros no solo fue uno de los más grandes jugadores de golf de todos los tiempos, admirado por ser un luchador incansable y un competidor nato, sino que además fue una figura revolucionaria en su deporte, convirtiéndose en el impulso que necesitaba el golf continental entre 1970 y 1980.

Seve nació el año 1957 en Pedreña, una pequeña villa del sur de Santander. Cuando en España el golf era aún un deporte desconocido y de minorías, él era ya una leyenda en países como Estados Unidos o en Gran Bretaña, donde este juego ocupa una posición más privilegiada.

Su historial incluye 93 victorias. Ganador de dos Masters de Augusta, tres Abiertos Británicos, dos copas del Mundo y cuatro Ryders Cup, además de un merecido Premio Príncipe de Asturias de los Deportes en el año 1989, Ballesteros puso fin a su carrera en 2007, incapaz de superar su dolor crónico de espalda. Además, a lo largo de su vida, recibió múltiples reconocimientos internacionales, entre los que cabe destacar: Hall of Fame (1999), Doctor Honoris Causa por la Universidad de St. Andrews (Escocia), en el año 2000, y Personalidad deportiva del año de la BBC, en el 2009.

El 7 de mayo de 2011 Seve fallecía en su casa, en su Pedreña natal, tres años después de que le diagnosticaran un tumor cerebral. Desde ese mismo instante comenzaron los homenajes a Severiano Ballesteros, querido en el mundo entero. “Seve fue uno de los golfistas más emocionantes y con más talento que ha tenido este deporte. Su creatividad e intensidad en un campo de golf puede que nunca sean superadas. No recuerdo a nadie con su juego corto. Siempre disfrutaba de su compañía en la cena de Campeones”, señaló el golfista americano Tiger Woods.

Severiano siempre decía que uno de los momentos más emocionantes de su vida fue cuando Javier, su hijo mayor, le hizo de caddie durante el Open Británico en 2006. Sus tres hijos: Javier, Miguel y Carmen, son los responsables de mantener su legado y memoria a través de la Fundación Seve Ballesteros. Una entidad privada sin ánimo de lucro que creó el genial golfista cántabro para luchar contra el cáncer a través de la investigación.

Europa vuelve a ganar la Ryder

El golf Mundial está en manos de los europeos. Durante dos años más el Viejo Continente volverá a quedarse con el trofeo de los trofeos, la Ryder Cup, esa competición que enfrenta a Europa con Estados Unidos y en el que, haciendo un símil futbolístico, casi siempre gana Europa.

antiguo-y-nuevo-logo-de-la-ryder-cup-de-golf

De las diez últimas ocasiones que se ha disputado el torneo, los europeos han ganado ocho. Es solo una muestra de que el reinado, pese a los años de dominio del golf mundial por parte de Tiger Woods, está en mano de los golfistas nacidos en Europa. Sobre todo, porque el número 1 del mundo es natural de Irlanda del Norte.

Rory McIlroy dio durante los tres días de competición una auténtica demostración de poderío y elegancia. Aunque se podía resumir mejor diciendo que dio muestras no solo de ser el mejor, sino de que será el gran dominador del golf mundial durante años. El número 1 dio una lección y arrolló a todo golfista americano que se le puso por delante. Daba igual que tuviese un golpe malo porque, al siguiente, sacaba una genialidad. Aunque hay que aclarar una cosa, no tuvo ningún golpe malo, pero si genialidades, lo que resume en definitiva el espectacular torneo de McIlroy.

Caso distinto es el de Sergio García. Al español se le pueden achacar cosas como su falta de grandes torneos o sus últimos años. Pero en este momento y en esta competición está de dulce. El castellonense dio a Europa uno de los puntos finales venciendo a Furyk, a quien ha vencido en dos ocasiones en esta Ryder. En el torneo, Sergio García ha ratificado su buen momento de forma, su segunda juventud. Y no solo eso, también que la Ryder es su torneo favorito.

Dicho esto, si McIlroy y Sergio García juegan su mejor golf, es normal que Europa gane. Si a esto unimos que tienen a golfistas como Poulter, McDowell, Donaldson o Kaymer, veremos que el Viejo Continente tiene por delante más años de éxitos garantizados.

Sergio García pierde la oportunidad

El castellonense, Sergio García finalizó finalmente segundo en el World Golf Championship. El golfista español llegó como líder a la última jornada, pero falló el día importante, el último. Su bogey en el hoyo 3 le costó uno de los mejores torneos que había hecho el castellonense en los últimos años.

Un buen juego con el que el español refrendaba su buena participación en el Open Británico. Su segunda jornada en este torneo, conocido también como Bridgestone Invitational, le colocaba como gran favorito a expensas de lo que ocurriese el último día. Y es que ese segundo día de Sergio fue espectacular. Finalizó con 61 golpes, nueve bajo par, lo que le dejaba con una carta de presentación a la altura del mejor Sergio García que habíamos visto nunca.

sergio garcia

Fuente: Sport

Pero llegó ese hoyo 3, ese bogey y, como no, el gran dominador del golf mundial, el irlandés Rory McIlroy. El número 1 mundial fue un auténtico rodillo en la última jornada, justo en la que falló el español. Como dato: en los cinco primeros hoyos, el último ganador del Open Británico realizó 4 birdies. Aunque más espectacular sería si dijésemos que tres de ellos fueron consecutivos, en los tres primeros hoyos. Sin duda, una buena forma de empezar un día decisivo.

Al final, Sergio García se volvió a quedar con la miel en los labios y finalizo a 2 golpes de McIlroy. Pese a ello, cabe destacar que el español ha vuelto a estar a un gran nivel, y que parece que este 2014 está volviendo a su nivel de juego, ese que le situó entre los más grandes. Tal es así, que ya se ha colocado como tercero del mundo tras McIlroy, que recupera el número 1, y Adam Scott.

Destacar dos hechos más de este último torneo. El primero: Tiger Woods ha vuelto a lesionarse. El mejor jugador de la última década recaía de sus problemas de espalda y tenía que retirarse. El segundo hecho fue la anécdota protagonizada por Sergio García, sin duda, uno de los momentos más alegres del día. La precisión del español fue tal que disparó con tino hasta en un mal golpe. La bola del castellonense fue a parar al público con tan mala suerte (o buena puntería como prefieran) que impactó en el diamante de un anillo de una espectadora, haciendo desaparecer la joya del anillo. El propio Sergio García buscó el diamante sin suerte, por lo que le regaló una bola firmada y prometió resarcirla. Sin embargo, un aficionado si logró encontrarla y devolver a la mujer la joya perdida de forma tan fortuita