Jason Day ya es uno de los grandes

 El jugador Jason Day se convirtió ayer en campeón del Whistling Straits en Wisconsin. Finalmente el jugador australiano de 27 años demostró que es una figura que merece un hueco en el mundo del golf de élite.

Keith Allison

El primer Grand Slam, el PGA Championship, que consigue ganar el golfista tras haber conseguido nueve Top 10 desde el año 2010. Y no lo consiguió de una manera justa sino de una forma tajante y con unos registros históricos. Consiguió algo que no se había logrado nunca antes 268 golpes y un -20. Unas cifras tan autoritarias que dejaron sin opciones a sus rivales, entre ellos Jordan Spieth, Braden Grace o a Justin Riose.

La historia dejará hueco al australiano que tras mucho esfuerzo e incertidumbre ha conseguido escribir su nombre en un Grand Slam. La carrera de este joven deportista no ha sido fácil, huérfano de padre a los 12 años, perdió a ocho familiares por el fatídico tifón Haiyan y llegó a sufrir un ataque de vértigo en el US Open.

Ni su propio ídolo y referente desde la infancia, el gran Tigel Woods, lo había conseguido. Se quedó cerca, a 19 golpes de menos en el US Open.

Toda una hazaña que marcará sin duda alguna un antes y un después en su carrera. Por fin el golf ha sabido reconocer la valía de Jason Day, un jugador que viene pisando muy fuerte.