Sergio García pierde la oportunidad

El castellonense, Sergio García finalizó finalmente segundo en el World Golf Championship. El golfista español llegó como líder a la última jornada, pero falló el día importante, el último. Su bogey en el hoyo 3 le costó uno de los mejores torneos que había hecho el castellonense en los últimos años.

Un buen juego con el que el español refrendaba su buena participación en el Open Británico. Su segunda jornada en este torneo, conocido también como Bridgestone Invitational, le colocaba como gran favorito a expensas de lo que ocurriese el último día. Y es que ese segundo día de Sergio fue espectacular. Finalizó con 61 golpes, nueve bajo par, lo que le dejaba con una carta de presentación a la altura del mejor Sergio García que habíamos visto nunca.

sergio garcia

Fuente: Sport

Pero llegó ese hoyo 3, ese bogey y, como no, el gran dominador del golf mundial, el irlandés Rory McIlroy. El número 1 mundial fue un auténtico rodillo en la última jornada, justo en la que falló el español. Como dato: en los cinco primeros hoyos, el último ganador del Open Británico realizó 4 birdies. Aunque más espectacular sería si dijésemos que tres de ellos fueron consecutivos, en los tres primeros hoyos. Sin duda, una buena forma de empezar un día decisivo.

Al final, Sergio García se volvió a quedar con la miel en los labios y finalizo a 2 golpes de McIlroy. Pese a ello, cabe destacar que el español ha vuelto a estar a un gran nivel, y que parece que este 2014 está volviendo a su nivel de juego, ese que le situó entre los más grandes. Tal es así, que ya se ha colocado como tercero del mundo tras McIlroy, que recupera el número 1, y Adam Scott.

Destacar dos hechos más de este último torneo. El primero: Tiger Woods ha vuelto a lesionarse. El mejor jugador de la última década recaía de sus problemas de espalda y tenía que retirarse. El segundo hecho fue la anécdota protagonizada por Sergio García, sin duda, uno de los momentos más alegres del día. La precisión del español fue tal que disparó con tino hasta en un mal golpe. La bola del castellonense fue a parar al público con tan mala suerte (o buena puntería como prefieran) que impactó en el diamante de un anillo de una espectadora, haciendo desaparecer la joya del anillo. El propio Sergio García buscó el diamante sin suerte, por lo que le regaló una bola firmada y prometió resarcirla. Sin embargo, un aficionado si logró encontrarla y devolver a la mujer la joya perdida de forma tan fortuita

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *