¿Jugar al golf en invierno?

En los meses de invierno muchos jugadores se toman un descanso hasta los meses primavelares para disfrutar totalmente del golf. Si bien, el mal tiempo y las bajas temperaturas de esta época del año hacen más complicado el juego son muchos los golfistas que toman estas dificultades climatológicas como una forma de mejorar y superar sus cualidades. Si estás dispuesto a dar unos golpes en estos meses de frío, lluvia y nieve, te traemos unos pequeños consejos que te serán de gran utilidad.

Golf durante el invierno

El reglamento está de nuestra parte

El Reglamento recoge las típicas situaciones que nos podemos encontrar en el campo tras jornadas de lluvia o nieve, debido a los charcos que encontraremos en el terreno.

Además debemos saber que los Comités de competición pueden dictar Reglas Locales para facilitar el juego cuando se dan estas características meteorológicas. Es importante que consulte sobre la existencia de estas reglas antes de salir a jugar; ya que pueden ahorrarle más de un golpe.

Lluvia durante un juego

Como podemos apreciar, el reglamento siempre está con nosotros. Pero, ¿qué debemos hacer en caso de que nuestra bola caiga en agua accidental?

Bola en agua accidental

Como indica la Regla 25, el agua accidental es cualquier tipo de líquido que no sea un obstáculo del campo. Así, si nuestra bola sen encuentra en charco cuando toda ella o parte de la misma esté mojada; o bien cuando el jugador tenga que pisar el charco para jugarla. En estos casos, cuando la bola sea inalcanzable, podrá ser sustituida por otra, sin penalidad.

Agua accidental en el campo

Si nos encontramos ante un bunker con agua, son dos las situaciones posibles que deberemos tener en cuenta:

  • Búnker con charcos si en el propio bunker hay una zona seca donde dropar la bola sin acercarla al hoyo, deberemos droparla.
  • Búnker inundado totalmente: lo recomendable es declarar la bola injugable e irnos al punto seco más cercano fuera del bunker. En ese caso jugaremos con un golpe de penalidad.

Barro y tierra blanda

Hay que tener muy en cuenta que el barro y la tierra húmeda no se consideran en ningún caso agua accidental, ya que debe existir evidencia a primera vista de que efectivamente hay agua. Cuando es así podemos dropar la bola, lo cual se hará de la misma manera que haríamos en un terreno en reparación: en el punto más próximo, sin acercarse nunca al hoyo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *