Frases célebres del golf

idle_0005_bigEl golf forma parte de ese grupo de deportes en el que la mente, la templanza, la paciencia y otras cualidades similares son esenciales para el buen juego. En torno a este deporte se han reunido siempre toda clase de personajes curiosos. Se podría decir que no es un deporte al uso. Por eso, ha sido siempre un objeto recurrente por parte del cine, la literatura, etc. Y no es para menos. El golf es un juego psicológico rodeado de una filosofía muy particular. Es la lucha del hombre contra sí mismo; contra sus miedos, sus preocupaciones e inseguridades. Y todo esto se concentra en un micro momento en el que el golpe a una bola lo decide todo.

No es de extrañar que hayan quedado para el recuerdo momentos célebres relacionados con este gran deporte. En este post pretendemos reunir algunas frases de lo más curiosas que brotaron de la boca de algún jugador o de algún célebre aficionado:

Comencemos por el poeta neoyorquino Bruce Lansky. Suya es la frase “alguien me dijo una vez que hay más en esta vida que jugar al golf. Creo que fue mi ex“, dejando patente que un deporte como el golf puede ser tan absorbente que puede llegar a hacerte olvidar a la gente que te rodea. Puede parecer trágico pero, por suerte, el golf no puede hacer las maletas y abandonar la casa para no volver, como imaginamos que hizo la pareja de Lansky. Al parecer, no se trata de un caso aislado de abandono por culpa del golf. El humorista canadiense Stephen Leacock llegó a afirmar que había visto amigos en su vida apartarse debido al golf, porque uno jugaba mejor, pero el otro contaba mejor. Y es que estamos tratando con un deporte que suscita grandes pasiones. Como dijo el actor Arnold Daly: “el golf es como una aventura amorosa: si no te lo tomas en serio, no es divertido; y si la tomas seriamente, te romperá el corazón“.

Al margen de estos pequeños inconvenientes, también hemos llegado a escuchar verdaderas perlas filosóficas en boca de famosos golfistas. Fue Gary Player el que dijo “cuanto más entreno más suerte tengo“. O esa bonita reflexión que nos dejo Tiger Woods: “lo que usted espera que pase, lo que usted cree, puede tener un tremendo impacto en lo que realmente ocurre“. Sin duda, consejos que podríamos aplicar todos en nuestra vida diaria, y es que el golf acumula en su seno una sabiduría valiosísima.

No obstante, para cerrar esta ronda de frases curiosas, vamos a acudir a todo un clásico que siempre supo sintetizar las cosas de una manera excepcional. Para los que no sean capaces de describir con precisión lo que es este deporte, el gran Charles Chaplin dejó una definición que resume a la perfección un juego tan carismático: “El golf es un juego en el que se coloca una bola de unos centímetros de diámetro sobre otra  bola de 12.000 kilómetros de diámetro. Todo consiste en darle a la bola pequeña sin tocar la grande“. Fácil, resultón y conciso…

Jugando al golf en baja gravedad

Estamos a 31 de enero de 1971. Se está llevando a cabo la misión Apolo 14, la tercera del programa que aterriza en la luna. Allan Shephard, el comandante de la misión, desciende del módulo y saca un…un momento, ¿es eso un palo de golf?

Sí, sí lo era. El comandante había conseguido escabullir a bordo su hierro 6 y dos pelotas sin que nadie del equipo técnico se diera cuenta. Y allí, en la misma superficie lunar, se puso a practicar su swing. Como era de esperar, entre la baja gravedad y lo poco práctico de su traje espacial para golpear la pelota, los disparos no fueron gran cosa, aunque él afirmo que una de las bolas viajó “millas y millas” en el espacio lunar.

¿Quieres ver el vídeo del momento? Puedes hacerlo aquí. Por cierto, no se molestó en recoger las pelotas, así que en la luna deben de seguir, como un peculiar regalo de la humanidad.