El mundo del Golf está con Rodrigo y su “enfermedad rara”

Un torneo solidario tendrá lugar mañana en Golf Maioris. Más de cien jugadores competirán ayudando a recaudar fondos para investigar la enfermedad de Sandhoff, la cual sufre el pequeño Rodrigo de seis años.

La competición comenzará a las nueve de la mañana, en un lugar que tradicionalmente acoge el torneo’sa curolla. En esta ocasión se celebra un torneo para conseguir recaudar fondos para investigar una enfermedad de herencia genética y que afecta al sistema nervioso central. Un proyecto en el que todos se han volcado a fondo para conseguir unas cifras adecuadas para luchar contra la enfermedad de Rodrigo.

12011337_494004504109946_9214524024921873111_n

Facebook: Da un paso con Rodrigo

Unas cifras que son bastantes positivas –y eso que todavía no ha comenzado. Un total de 54 parejas inscritas siendo 104 los participantes, además de una lista de suplentes por si algún jugador no pudiera asistir.

Los patrocinadores han valorizado cada uno de los 18 hoyos, siendo el importe mínimo de 300 euros. Tras la competición se realizará una comida para los asistentes y en el último momento se procederá a una tómbola.

Esta iniciativa surge gracias Stop-Sandhoff. Asociación creada por los familiares y amigos de Rodrigo, un pequeño al que con 6 años, le diagnosticaron una de las “enfermedades raras” en la que los niños acaban por perder sus habilidades más básicas como pueden ser la comunicación, comer o caminar.

Unos fondos que van a ayudar en la búsqueda de la cura de esta enfermedad. Además, si Rodrigo se encuentra bien probablemente asista, creando un ambiente mucho más emotivo y solidario.

Jason Day ya es uno de los grandes

 El jugador Jason Day se convirtió ayer en campeón del Whistling Straits en Wisconsin. Finalmente el jugador australiano de 27 años demostró que es una figura que merece un hueco en el mundo del golf de élite.

Keith Allison

El primer Grand Slam, el PGA Championship, que consigue ganar el golfista tras haber conseguido nueve Top 10 desde el año 2010. Y no lo consiguió de una manera justa sino de una forma tajante y con unos registros históricos. Consiguió algo que no se había logrado nunca antes 268 golpes y un -20. Unas cifras tan autoritarias que dejaron sin opciones a sus rivales, entre ellos Jordan Spieth, Braden Grace o a Justin Riose.

La historia dejará hueco al australiano que tras mucho esfuerzo e incertidumbre ha conseguido escribir su nombre en un Grand Slam. La carrera de este joven deportista no ha sido fácil, huérfano de padre a los 12 años, perdió a ocho familiares por el fatídico tifón Haiyan y llegó a sufrir un ataque de vértigo en el US Open.

Ni su propio ídolo y referente desde la infancia, el gran Tigel Woods, lo había conseguido. Se quedó cerca, a 19 golpes de menos en el US Open.

Toda una hazaña que marcará sin duda alguna un antes y un después en su carrera. Por fin el golf ha sabido reconocer la valía de Jason Day, un jugador que viene pisando muy fuerte.